La noche de Andrés

Esa noche el hombre se hizo inmortal. El portero se hizo pasador. Las tempranas lágrimas de Adriano atravesaron almas y describieron la realidad de miles de sevillistas. La mil veces repetida unión entre el duende y D12S, única. El coraje de Puerta marcando su penalti, eterno. La garra de Drago, perpetua. Las puntas de los dedos de Palop, imborrables. Esos guantes blancos que paraban balones imposibles. ¿Cómo hiciste aquello, Andrés? Todavía hoy recuerdo esa angustia cuando, con el empate en el marcador, los minutos de la prórroga corrían veloces como Navas por su banda diestra, y para la ronda de penaltis que nos íbamos. Dios mío. No tenía muy seguro que mi pecho en taquicardia aguantara aquello. Mas el destino sevillista nos tenía guardado a un portero con un alma tan inmensa que hasta con ella paró balones pericos. Y nos hizo ganar. Otra vez. Un año y seis días después allí estábamos en un verde césped escoces ganando nuestra segunda copa de la UEFA. Y tras parar, parar y parar, corrió, corrió y corrió. Ya nadie lo paraba a él. Qué grande eres Andrés.

Gracias por darme TANTA GLORIA Y TANTO FÚTBOL. GRACIAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s