Tu jugar sin un juego

¿Cuán importante es aprender a enamorarse? Saber dar y recibir. Cómo ilusionarse con los hechos y no con las expectativas. En el día a día. En los malos momentos. En las dolorosas historias. En la rutina. ¿De qué sirve para mí tus castillos en el aire, tus besos de un momento, tu roce sin caricia, tu jugar sin un juego? De nada sirve si tu presencia no me llena nada. A mil historias pasadas, mejor sola que mal acompañada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s