Aprendiendo de la incertidumbre

¿Qué pasa si se aprende de los errores? me gustaría preguntarte. Toda conciencia viviente acogería su raciocinio y me contestaría que aprender de los errores es algo maravilloso. Si aprendes del fallo  no lo volverás a cometer. Bien. ¿Qué pasa si aprendí del error para que ahora otros lo comentan conmigo? Raciocinio inservible, ¿verdad? Resquebrajado y roto. ¿Qué pasa si…? No tengo nada que decir. Si el estado de las cosas cambió de sitio. Porque han cambiado de lugar.  Ahora yo estoy allí y tú estás aquí. O puede que sea al contrario. No lo sé. Tampoco quiero saberlo. Ahora, sí, ahora, en estos días, en estos meses, estas últimas semanas, soledad es mi mayor defecto. Me reconcome por dentro con la libertad que mi miedo le cedió. ¿Me voy a sentir mejor reconociendo mi mal comportamiento? ¿Es un mal comportamiento? Sigo sin saberlo. Esta vez, quizá sí me importe.

Está siendo como estar agarrada a un clavo ardiendo. Que no es clavo. Es simple masa que tapa la herida. De las baratas y poco permanentes. De las que te arreglan un momento y sólo hacen agrandar la herida. De las que sabes que a la primera ola, desaparece como si antes no hubiera estado allí. Sin rastro.

Mantente en equilibro con tu incertidumbre.

Anuncios

Ella

Bella, atractiva y simple. Devastadora a la vez. Es dolor que corre bajo mi piel. Siento cansancio y letargo repentino cuando pienso en Ella. Nocturna y fría; aunque cálida y ácida en su bienvenida. Ha ido cruzándose en mi camino una y otra vez desde que la conocí. Tan pocos momentos pero tan intensos. Siempre mojada y sombría. Extraña y adictiva. Bonita y dolorosa. Bulliciosa y solitaria. Ella es un beso a otra persona. Ella es destino y final. Ella es un intento en la nada. Como los pies mojado con la boca seca. Asquerosa mezcla. Como el aliento entrecortado. Como un callejón sin luz que acaba en palabra bajo la ligera luz anaranjada. Ella es soledad. Y vacío. Y engaño. Y una vista al fin del mundo. Ella está lejos de todo. Cerca de la nada. Te mira para ya no dejarte escapar. La miras para no volver ya atrás. Ella es palabra establecida. Mentira. Un guión prefijado y aprehendido. Palabras en la memoria. Estatuas grises e iglesias de colores. Te hará sentir como gota de lluvia que recorre una espalda. Fría y especial. Húmeda. Como calle en descenso para más tarde trepar. Resbala. Ella es el todo a través de un cristal. Ella es silencio. Ella es vanidad. Ella es ansia, desesperación, hastío y decepción. Ella será la ocasión perdida.

Ella es la ciudad que te acaba de enamorar sin que esto le importe. Ella es la que te va a abandonar sin consideración. Rápida e indolora. En tu memoria. Ella