Aprendiendo de la incertidumbre

¿Qué pasa si se aprende de los errores? me gustaría preguntarte. Toda conciencia viviente acogería su raciocinio y me contestaría que aprender de los errores es algo maravilloso. Si aprendes del fallo  no lo volverás a cometer. Bien. ¿Qué pasa si aprendí del error para que ahora otros lo comentan conmigo? Raciocinio inservible, ¿verdad? Resquebrajado y roto. ¿Qué pasa si…? No tengo nada que decir. Si el estado de las cosas cambió de sitio. Porque han cambiado de lugar.  Ahora yo estoy allí y tú estás aquí. O puede que sea al contrario. No lo sé. Tampoco quiero saberlo. Ahora, sí, ahora, en estos días, en estos meses, estas últimas semanas, soledad es mi mayor defecto. Me reconcome por dentro con la libertad que mi miedo le cedió. ¿Me voy a sentir mejor reconociendo mi mal comportamiento? ¿Es un mal comportamiento? Sigo sin saberlo. Esta vez, quizá sí me importe.

Está siendo como estar agarrada a un clavo ardiendo. Que no es clavo. Es simple masa que tapa la herida. De las baratas y poco permanentes. De las que te arreglan un momento y sólo hacen agrandar la herida. De las que sabes que a la primera ola, desaparece como si antes no hubiera estado allí. Sin rastro.

Mantente en equilibro con tu incertidumbre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s