Sólo en mi mundo tú eres

Por más que yo quiera y tu ideal me convenza, he de darme cuenta que tú sólo eres la noche perdida; la oscuridad sin luz alguna. Eres la perversión sin cautela. Mis ansias infinitas y mi pérdida de conciencia.

Por más que yo quiera tú sólo sales en las películas. O en mi caso, en las novelas. En cortas historias de fantasía ilustrada que mi mente proyecta. En dibujos en blanco y negro que nunca tomarán un color adecuado – deseado-.

Por más que yo quiera tú sólo eres deseo. Sin palabras; sólo gestos.Sólo en tu cama. Nunca en la mía. Sólo cuando hace frío y el sol no te calienta. Sólo cuando la vergüenza te llena y mis fuerzas flaquean.

Sólo en mi mundo tú eres algo más de lo que ya eras.

Anuncios

.

Que mis entrañas quieren lamerte

extrañan tu mal sabor.

Que mi orgullo desea matarte

para devolverme mi honor.

Que ya no puedo olvidarte

y rescribir lo que pasó.

Que las manos se van para rondarte

con cada gota de rencor.

Que mis sábanas blancas se tiñeron de dulzor

fuerte y extremo con tu boca y el sudor.

Dulzor amargo con lluvia que corrió

bajo tus pies y los míos

los caminos desunió.

Sólo pronunciaste dos palabras ya no

que el tiempo no ha querido hacer viables a este lado del salón.